Luminoso pálpito urbano

José María PINTO

 

LUMINOSO PÁLPITO URBANO

José María Pinto (Barakaldo, 1959) hurga en la estética cotidiana de las ciudades a la hora de concebir sus obras.

 

El espectador se va a encontrar con rincones de su ciudad. No busco lo más típico, me fijo en el pálpito y la parte humana de la urbe, en el trasiego de la gente, resume Pinto, quien resucita el aspecto de lo cotidiano en un arte bello y luminoso.

 

En esta ocasión, el pintor clava su mirada en la capital guipuzcoana y reproduce las inmediaciones del Kursaal, las rampas de acceso a la playa de La Concha, la calle Hernani o los alrededores del mercado de San Martín.

 

Al artista le fascina retratar la ciudad expuesta a los rayos de luz más potentes del día. Siempre recurro a los momentos meridianos de la jornada, busco que haya una luz muy definida, subraya Pinto, consciente de que siente predilección por una claridad de la que huyen los fotógrafos.

 

Instantes efímeros

 

Sin embargo, su pintura está basada en la fotografía. Las instantáneas le posibilitan plasmar instantes efímeros que de otra manera pasarían inadvertidos.

 

Asimismo, José María Pinto se caracteriza por imprimir soltura al movimiento de las figuras humanas que pasean por sus cuadros. Las figuras aparecen muy enfocadas y todos los contrastes están muy delimitados. Apenas hay transiciones de color, de uno se pasa a otro con límites muy definidos, lo que, a su juicio, contribuye a que los personajes adquieran una apariencia viva que acaricia con fuerza a la realidad. Precisamente, sus propuestas se enmarcan en el realismo pop.

 

A Pinto, afincado en Artziniega (Alava) -donde tiene su estudio- desde los 27 años, todos los espacios urbanos le sirven de inspiración. Día tras día, todas las ciudades de Europa se parecen cada vez más: las calles se peatonalizan, el mobiliario urbano y los comercios se repiten... En ellas he encontrado temas interesantes y lo mismo asoman en una ciudad que en otra, comenta.

 

El arte de Pinto ha ido evolucionando hasta llegar a su actual etapa, en la que se ha ido despojando de recursos como el collage. Actualmente, recurre a la mezcla del acrílico y el óleo, de tal forma que aplica el primero en las bases y remata los cuadros con óleo.

 

Itxaso Millán